Costilla de cerdo asada al romero con patatas panadera

el

Receta para principiantes: presentación

Las costillas de cerdo asadas son una de las recetas más fáciles que conozco. Su carne es muy jugosa y permite que se ase al horno sin que se seque. Además, su buen precio las hace muy asequibles para prepararlas cualquier día, sin necesidad de que se trate de un día de celebración. Somos muchos los que las elegimos por su bonita presencia en la mesa y, además, al tratarse de un asado, sabemos que no lleva exceso de grasa en su elaboración. Así que estoy segura de que te acabo de dar argumentos suficientes para que no te dé pereza prepararla, además de que podrás cocinar muchas raciones en una sola tanda y sin necesidad de manchar nada más que una bandeja.

Las recetas con romero son una verdadera delicia. Si te gustan los sabores suaves, deberás aromatizar con moderación, pero si quieres un sabor más potente, puedes condimentar a tu gusto y verás qué aroma desprende tu horno con esta especia. Te sugiero que aproveches si tienes una botella de cava de esas que se quedan arrinconadas, o bien el resto de la botella que quedó de alguna celebración.

 

Ingredientes

  • 800 g de costilla de cerdo
  • 750 g de patatas peladas
  • 1 cebolla
  • 1/4 l de cava o vino blanco
  • romero
  • sal
  • pimienta
  • aceite de oliva virgen extra

 

Preparación de la receta

1.-Cortar las patatas en rodajas de un centímetro, aproximadamente. Cortar la cebolla en juliana.

2.- Añadir un poco de aceite de oliva en la fuente del horno en la que guisaremos la costilla. Añadir la patata y la cebolla mezcladas. Condimentar con la sal correspondiente, un buen chorro de aceite de oliva o el aceite que uses habitualmente para cocinar y un poco de romero.

3.- Condimentar la costilla, por ambos lados, con sal, pimienta y romero. Colocar la costilla encima de las patatas y la cebolla y rociarla con aceite de oliva. Regar con el cava e introducir la bandeja al horno precalentado a 250º C, a media altura y con calor arriba y abajo.

4.- Si ves que se te seca, agrégale más cava o agua. Cuando se dore por un lado la costilla, hay que darle la vuelta para que se dore del otro lado. Yo lo he girado a los 30 minutos, pero cada horno tiene su punto y debes llegar a conocerlo. La primera vez que las prepares, vigila cómo va y así evitarás que se te queme. Puedes bajarle el fuego si ves que va demasiado rápido.

5.-Una vez que se haya dorado por el otro lado, vuelve a girarla y esta vez deja sólo el fuego arriba para que se tueste la cara con la que la vas a presentar. No dudes en añadir agua o cava cada vez que veas que se te seca, de lo contrario se te podrían quemar las patatas. Una vez que tiene su punto de tostado, puedes ya apagar el horno y servir tu costilla de cerdo asada al romero con patatas panadera.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s